domingo, mayo 22, 2016

Voz.



“Los genios son peligrosos para los talentos jóvenes, pues no hacen más que reproducirlos creyendo reproducirse a sí mismo.”
- Johann Wolfgang Von Goethe .

Llevo tiempo intentado expresar mi inconformidad respecto a la presión social que continuamente crece alrededor todos los jóvenes; frases como “el futuro está en sus manos” y “en un futuro el mundo será de ustedes” son cada vez mas comunes en bocas de nuestros mayores; muchos aun tenemos dieciséis, diecisiete tal vez dieciocho años y considero que constantemente somos enaltecidos o ignorados.

Día tras día, frases como estas son las encargadas de obligarnos a reinventar nuestra visión y percepción de la realidad. Hoy, crecemos y vivimos en lo que muchos una vez llamaron “futuro” y es absurdo, pues no podemos hablar de un futuro como tal, tampoco de un pasado; Ramana Maharshi lo dijo: “No hay pasado ni futuro. Sólo existe el presente. Ayer era presente para ti cuando lo experimentabas, y mañana será presente, cuando lo experimentes. Por ende, la experiencia sólo se produce en el presente, y más allá de la experiencia nada existe.”

“La gente es…”, “la gente fue…” y “la gente será…” ¿Por que debemos “ser”? Es muy fácil imponer los deseos de uno en las acciones de otro y hace ya tiempo que nuestros mayores han convertido esto en un juego de espejos: las reglas nos prohiben equivocarnos; debemos hacer a un lado el amor, el sentido de la aventura y la pasión por lo desconocido. Son ellos, la cúspide de la cadena alimenticia quienes han dejado de vernos como seres humanos. Martijn Lampert director de investigación comprobó mediante un estudio de psicología social, que somos nosotros los nacidos entre 1980 y el año 2000 la generación mas competitiva de la historia, aun mas que la nacida durante la posguerra. 

Treinta años han sido suficientes para destrozar una mente, volviéndola 60% mecánica, 30% instinto y solo 10% autonomía; se nos enseña a actuar, hablar y pensar de cierta manera, patológicamente indecisos, somos el producto de lo que padres, abuelos, profesores, la televisión e internet, nos han dicho que debemos ser; y es bueno, pues la información es poder. El problema reside en la falta de la correspondiente interiorización necesaria para una fuente inagotable de conocimientos; difícil es para una persona de 17 años o menos vivir en un mundo sin que antes se le hayan proporcionado las armas suficientes para decidir; hablo de un bombardeo de mensajes contradictorios obligados a coexistir unos con otros. Un verdadero privilegio es la clave de la madurez: ser capaz de elegir y poco a poco este se nos está siendo negando.

Mi intención no es que se me mal entendida, se que fuera en algún lugar de este mundo, existe un 50% razonable, que cuida y ama a sus hijos, yo misma he sido testigo de eso. Lo importante aquí es que nos hemos convertido en una generación de experimento cuyas acciones jamás han dejado de ser supervisadas.

Yo aun soy joven y soy víctima de estereotipos, como mujer necesito creer que existe la equidad de genero, soy joven y también estoy molesta con mi gobierno. También tengo miedo, ahora estamos en tierra de nadie. Hablo por muchos al afirmar que no somos maquinas y se que vivimos bajo esta mascara donde somos “distintos” a quienes nos criaron, pero ya basta, estoy pidiendo un alto a las expectativas, a la imposición de pensamientos y a la firma de presionarnos los unos a otros.

Related Articles

0 Coments:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.